Mi foto
Nombre: Vargas "el brujo"

miércoles, abril 26, 2006

El fracaso de un brujo

Se celebraba un congreso sobre la espiritualidad humana. Allí se reunieron las diferentes organizaciones, laicas y religiosas, para exponer en un formidable conjunto arquitectonico (valorado en cientos de millones de euros y con la firma de un prestigioso diseñador) las diferentes facetas del hombre en torno al tema.
Dados los tiempos que son, tan abiertos y tan plurales, se invitó a un brujo del lugar para que comentara sus extrañas manías como muestra de que tambien podía representar la espiritualidad del hombre. De sobras es sabido cómo han sido tachados desde antiguo dichas personas, pero estos tiempos ya no les consideran del "diablo" e incluso se acepta con cierta prevención su obsesión por "delirar".
Enfin, que llega el brujo a una lujosa sala de actos, con todos los aparatos de iluminación y aire acondicionado de última categoria (luces que tal y tal, aire ionizado que tal más cual...), y se sienta en la mesa para dar su opinión.
La sala esta medio vacía, porque de todos es sabido que las cosas minoritarias atraen tan sólo minorías, y el brujo se apresta a hablar. Se acerca al micrófono y se queda callado. Se le nota que no sabe qué decir. Hace denodados esfuerzos, reflejados en diferentes muecas de su rostro y contracciones corporales, para hablar pero no lo consigue. Mira en torno suyo como extraviado. Algunos carraspeos y murmuros comienzan a extender por la lujosa sala. .
Tras unos exasperantes minutos baja la cabeza y se marcha de la conferencia. El publico queda indignado y más de uno sonrie pensando en que es un simple chalado (sí, hay personas que acuden tan sólo para afirmar que el sujeto es un impostor, un "lunatico").
Enfin, el director del asunto se dirige al invitado y le pregunta con cierto enojo sobre el hecho de que no hablara.
-Verá usted - murmura el sujeto - yo iba a hablar sobre la tierra y su vida, sobre los cielos y los aires.
- Ya, ya - responde el alto directivo harto de las memeces de las que hablan ese tipo de sujetos- pero no me ha explicado el motivo de que no hablara.
- Es que no podía verlo - confesó aquel fracaso de conferenciante.