El Diario de Vargas "el brujo"

Cuentos, poemas y reflexiones. Dama Natura

  • Embrujo: la web de Vargas "el brujo"
  • Mi foto
    Nombre: Vargas "el brujo"

    miércoles, abril 26, 2006

    El fracaso de un brujo

    Se celebraba un congreso sobre la espiritualidad humana. Allí se reunieron las diferentes organizaciones, laicas y religiosas, para exponer en un formidable conjunto arquitectonico (valorado en cientos de millones de euros y con la firma de un prestigioso diseñador) las diferentes facetas del hombre en torno al tema.
    Dados los tiempos que son, tan abiertos y tan plurales, se invitó a un brujo del lugar para que comentara sus extrañas manías como muestra de que tambien podía representar la espiritualidad del hombre. De sobras es sabido cómo han sido tachados desde antiguo dichas personas, pero estos tiempos ya no les consideran del "diablo" e incluso se acepta con cierta prevención su obsesión por "delirar".
    Enfin, que llega el brujo a una lujosa sala de actos, con todos los aparatos de iluminación y aire acondicionado de última categoria (luces que tal y tal, aire ionizado que tal más cual...), y se sienta en la mesa para dar su opinión.
    La sala esta medio vacía, porque de todos es sabido que las cosas minoritarias atraen tan sólo minorías, y el brujo se apresta a hablar. Se acerca al micrófono y se queda callado. Se le nota que no sabe qué decir. Hace denodados esfuerzos, reflejados en diferentes muecas de su rostro y contracciones corporales, para hablar pero no lo consigue. Mira en torno suyo como extraviado. Algunos carraspeos y murmuros comienzan a extender por la lujosa sala. .
    Tras unos exasperantes minutos baja la cabeza y se marcha de la conferencia. El publico queda indignado y más de uno sonrie pensando en que es un simple chalado (sí, hay personas que acuden tan sólo para afirmar que el sujeto es un impostor, un "lunatico").
    Enfin, el director del asunto se dirige al invitado y le pregunta con cierto enojo sobre el hecho de que no hablara.
    -Verá usted - murmura el sujeto - yo iba a hablar sobre la tierra y su vida, sobre los cielos y los aires.
    - Ya, ya - responde el alto directivo harto de las memeces de las que hablan ese tipo de sujetos- pero no me ha explicado el motivo de que no hablara.
    - Es que no podía verlo - confesó aquel fracaso de conferenciante.

    ¿Qué pretenden los brujos?

    "No desvelar el misterio, hacerlo más claro"
    Este proverbio zen ilustra el significado de estas filosofías que unos llaman místicas, otros mágicas, y que se definen como "esotericas". Tradición antiquisima, de la que las primeras escrituras comentan su existencia oral, y que busca facilitar, ayudar al ser humano en su trato con el Misterio.
    Arte que inspira, que desarrolla el escenario adecuado para el despertar de la potencia humana, de la aparición de su luminosidad.
    Frente a la imposición de formas desde el exterior, falsamente llamada educación por los tiranos, la Sabiduría predica incitando a que surja la forma interior, el ser esencial que uno es.
    Letra viva o letra muerte que necesita sangre para que entre. Amor a lo que hay dentro del ser humano, lo que en esencia es por creación Divina, u odio y necesidad de imponerle una forma que se supone "revelada", "razonada". Todos somos testigos de lo que la civilización hace a los nativos de la Tierra.
    Y nadie, salvo los enajenados, desea el mal. Aquellos que sacrifican al hombre por el mundo verán perecer su mundo. Porque la Tierra está hecha para la vida, y no para los delirios de los hombres.

    miércoles, abril 19, 2006

    La Tercera Vía

    Frente a las religion que afirma la realidad del espíritu negando la realidad del cuerpo, frente a la ciencia que realiza lo contrario convirtiendo al ser humano en maquina, existe una tercera vía que concilía ambos dogmas: es la Sabiduría. Ante la negación de la Tierra por un lado y del Cielo por el otro, Ella une las dualidades en una sintesis misteriosa y creadora. Somos inmortales y mortales, somos cuerpo y somos espíritu, y en este punto de unión se encuentra el alma humana.
    La Sabiduría propone la conciliación, la armonía, la paz como resultado. Tan antigua como los primeros humanos, ancestros que nos legaron su conocimiento en símbolos, tan actual como nuestra obligada necesidad de Ella para poder vivir como verdaderos seres humanos. Sin Ella no es posible la construcción del mundo, pues lo que surge sin su amparo es desorden y desequilibrio.
    La Sabiduria no tiene iglesias ni instituciones, habita libre en las almas y sus expresiones. En nuestra rica tradición del pasado, en nuestra lengua y sanas costumbres, en todo lo que verdaderamente funciona pues está acorde a Ley. Habita en nuestra cotidianeidad amparando el orden tan dificilmente construido, en nuestras creaciones que alimentan nuestro avance.
    Se trata de alcanzar la condición de sabio, condición del ser humano. Y la vida para ello nos otorga el camino, aprendizaje que nos permite evolucionar.
    Tarea individual y que, lejos de ser andar solitario, participa del destino de las cosas, de la marcha viva de la Tierra y sus criaturas.

    Frente a los que afirman poseer la verdad y actúan sobre los demas imponiendo su dogma, la Sabiduría se nos presenta ccomo algo que tan sólo podemos insinuar como Belleza.

    martes, abril 11, 2006

    A los que leen

    ¿Qué es lo que busca la persona que se aisla del mundo y busca el hilo de la realidad a través de la escritura? ¿Qué tipo de comportamiento es éste que exige inmovilidad física y concentración mental para realizar un prolijo proceso cognitivo como es la lectura?
    Tan sólo se hallan palabras, palabras no dichas sino escritas. Palabras que tan sólo puedas oir tú, de las que eres dueño y señor escuchandola cuando, como y donde quieras. Libertad es quizás uno de sus motivos.
    En la escritura debe haber verdad, pues si no desde luego carecería de sentido alguno todo este extraño comportamiento que, sí, nos diferencia de los animales para convertirnos en un "otro" que seguimos tratando de conocer.
    Os llamaran tímidos, retraidos, con ojos que parecen habitar en la irreal realidad de la palabra. Quizás os convirtais en enfermos del mal de Don Quijote. Pues malo es el exceso de lectura, diría el cura el bachiller.
    Lectura que, como esta, no es obligada ni da merito social alguno. Bienvenida sea.