El Diario de Vargas "el brujo"

Cuentos, poemas y reflexiones. Dama Natura

  • Embrujo: la web de Vargas "el brujo"
  • Mi foto
    Nombre: Vargas "el brujo"

    lunes, julio 17, 2006

    Vivir mi aventura

    Todos deseamos, desde nuestra tierna niñez, la condición de heroes. Es lo que ha motivado los juegos de la niñez, las elecciones de la juventud.
    Para ser heroe hay que tener una aventura. Y es precisamente esto, encontrar el sentido de aventura de nuestras vidas, lo que nos permite de pronto sentirnos vivos y reales, en acto en la existencia.
    La vida es un viaje por el tiempo, y a lo largo del camino vamos mudando y transformandonos. En esto ya se nos dá el guión básico. Pero hete aquí que también uno mismo ha de atreverse a ser uno mismo, que el hecho de la virtud heroica aparece en nuestras vidas.
    Por tanto cuando nos sintamos heroes aceptemos que es real, mucho más real en realidad que la visión de que somos anonimos, sin sentido ni destino, sin magia alguna.
    Frente a la enorme maquinaria que pretende convertirnos en cifras afirmemos nuestra singularidad, nuestra identidad que nos hace heroes de nuestras vidas, con nuestras propias historias. Y si algo mágico nos ocurre guardemoslo como oro en paño, como piedra preciosa que ilumina con claridad un pedacito de la realidad.
    La aventura no es algo que pueda vivirse sin el ánimo de un héroe. No cabe convertir el misterio de la vida en algo menos que maravilloso. Recordemos nuestras gestas particulares, y no dejemos que mengüe su significado dejandolas marchitar en el olvido.

    domingo, julio 02, 2006

    Papá, ¿cuanto sabes?

    "Hija: Papá,¿cuánto sabes?
    Padre: Bueno, mi cerebro pesa alrededor de un kilo y supongo que de él uso una cuarta parte - o sólo un cuarto de su eficiencia-. Así que digamos un cuarto de kilo, es decir, una libra.
    Hija:. ¿Y por qué no usas los otros tres cuartos de tu cerebro?
    Padre: Verás, el problema es que yo también tuve profesores. Y llenaron alrededor de una cuarte parte de mi cerebro con niebla. Y luego leí los diarios y escuché lo que otra gente decía, y eso llenó una otra cuarta parte con niebla.
    Hija: ¿Y la otra cuarta, papá?
    Padre: Oh, eso es niebla que yo mismo me produje cuando trataba de pensar."

    Gregory Bateson, Metálogos.