moongoddess
 

Temas Consulta Que es... Editorial Formacion Diario Mi persona
Esoterismo Oriental Occidental Indigena Imagenes

 

 

Brujeria
Ciencias Ocultas

 

Brujeria

 

ancianax

 

 

BRUJERIA

La Brujeria como la herejia fundamental


El término “brujeria” viene asociado con una serie de creencias y prácticas asociadas al “enemigo divino”, es decir al diablo. Hablamos por tanto de un termino peyorativo, de una acusación, de una maldad del espíritu. Por ello las instituciones de los diferentes credos han establecido tribunales donde juzgar esta “perversión” y condenarla a la extinción.

 

La palabra “brujería” es un termino español cuyo origen etimológico se pierde en la oscuridad del tiempo. Asociada a la mujer natural, a la creyente de antiguas tradiciones matriarcales todos sabemos su figura y su historia. También todos sabemos cómo aquello que fue definido como brujeria es ahora considerado ciencia, avance del pensamiento. Sabemos que hemos vivido durante mucho tiempo esclavizados y que la libertad ha permitido comprender que el enfermo no era el acusado de brujería, sino el acusador. El tirano, el diablo que niega al espíritu, era por una suerte de paradoja aquel que se arrogaba el derecho de hablar con autoridad divina.

 

Todo esto ya lo sabemos, incluso las personas más interesadas saben que ahora se estudia la brujería bajo otro termino: chamanismo. Esto describe las tradiciones nativas que han conseguido sobrevivir al azote del castigo y el oscurantismo. Se nos aparece ahora la figura de la “bruja” como sabia de las hierbas, del “brujo” como maestro curandero...y de un pueblo cuyos ritos han pasado a ser de considerados “cosa del diablo” a “cosas de pueblos primitivos”.

 

El avance es significativo pero obvia un paso fundamental. Y es que esa “brujería” sigue afirmando que la civilización actual, machista y no patriarcal, creyente en la máquina y no en la naturaleza, no es el camino adecuado. Sigue siendo heterodoxa y hereje en sus planteamientos por afirmar la realidad del espíritu en el ser humano y su necesidad de vivir en el espíritu. Sigue siendo lo que ha sido siempre: una mística natural, salvaje, unida a la Tierra y cuyos cantos se alzan al Cielo.

 

El momento actual es bueno para quitar las telarañas de la brujería y que todos comprendamos que no es ese conjunto de supersticiones basadas en “maleficios “ y “males de ojo”, sino que es la tradición profunda de los pueblos, la “vieja religión”, y que esa vieja bruja fea y malvada esconde la belleza de una realidad mágica y libre.


Brujería,

nuestra vieja condenada,

el origen siempre negado.

Esa alegría tan prohibida,

del ser aún no liberado.

Brujería,

nunca bien comprendida,

envuelta en lo condenado.

Esa historia maldecida,

por los amos del estrado.

Brujería,

de la mujer torturada,

del sabio más amado.

Eres canto de la vida,

nuestro camino andado.

 


Embrujo: La web de Vargas "el brujo".